Pedro Jorge Velázquez está muy asustado y anda en paradero desconocido luego de las manifestaciones del 11 de julio


Por Rodrigo Hernández

El culi cagao mayor, el rayadillo de poca monta, la yeguita mimada y estudiante de periodismo, Pedro Jorge Velázquez, anda fugado de su casa.

La mamá está preocupada porque la sabandija no aparece desde hace una semana. 


Y es que desde las 11 de la mañana, del pasado domingo en el que el pueblo de Cuba decidió una vez más salir a las calles a pedir libertad, Pedrito se desapareció.

Según cuenta la mamá dejó hasta el móvil en su cuarto, y dice que las llamadas no dejan de llegarle, ni los mensajes.

Ella mira el teléfono del hijo, y sin dar muchos detalles, cuenta que todos los mensajes son de la seguridad del estado preguntando donde está, que lo necesitan para cosas de trabajo, que no le puede dar la espalda a la revolución ahora, que necesitan publicar cosas en contra de las manifestaciones, que tienen que lavar la imagen de Díaz-Canel, que si le llegó el dinero a la cuenta de MLC, que si tiene la lista de sus compañeros de clases que estén torcidos. Y otras cosas más.

Dice que le da mucha vergüenza que su hijo sea un chivato.

Y es que Pedrito al parecer se asustó con el estallido social, y como él sabe que es uno de los voceros de la dictadura castrista, teme por su vida y por ahora es un conejito asustado, que no va a salir de su madriguera.