Dice Ramiro Valdés que el pueblo de Santiago de Cuba son unos malagradecidos y que ahí no vuelve más


Por Rodrigo Hernández

El comandante de la dictadura Ramiro Valdés, dijo llorando para la cadena radial Bot Rebelde, que el pueblo de Santiago de Cuba lo maltrató mucho. 

Dice que él no se merecía eso, que él lo ha dado todo por ese pueblo. Que son unos malagradecidos.


Resulta que el esbirro fue recibido con abucheos y gritos de “asesino”, “abajo la dictadura”, “tenemos hambre”.

Y al principio los gritos de “tenemos hambre” no le importaron la verdad, porque el pueblo cubano no le interesa. 

Pero cuando le gritaron asesino ahí si saltó.

Dice que eso le dolió, que él nunca mató a nadie. Qué su sobrenombre “Charco de Sangre” es un invento del imperialismo. 

Dijo también que el nunca dio las ordenes de fusilar a nadie, que él prefería ahocar a los condenados. 

Y que, si por él fuera, cogía a las personas esas que le estaban gritando barbaridades, y las metía presas a todas.

La verdad es que el pueblo de Santiago vio al viejo ese caminando por la calle y le fueron para arriba, y no le importaron sus galones, ni su escolta. Y a los gritos de “Ramiro asesino” le recordaron al esbirro que el pueblo cubano no lo quiere. 

El comandante Ramiro Valdés lo sabe, por eso cuando llegó al baño de la sede del PCC, lloró, mientras se cambiaba el pamper.


Publicar un comentario

0 Comentarios