Agentes de la Seguridad del Estado con diarrea siempre que discuten situación del arista Luis Manuel Otero Alcántara

Por Rodrigo Hernández

Según varios reportes de los Hospitales y las Clínicas militares de la Habana, a los agentes de la Seguridad del Estado le entran cagaleras cada vez que se discute en una reunión el tema del disidente Luis Manuel Otero Alcántara.

Cada vez que hay reunión extraordinaria en Villa Marista, esta se ve constantemente interrumpida por los esbirros que desfilan de uno en fondo directico para el baño. Algunos salen y vuelven a hacer filas, porque la diarrea no se les quita.

Y es que el secuestro de Luis Manuel Otero Alcántara está muy a la cara, y en el Consejo de Estado aún no deciden qué hacer con el artista, que estuvo ocho días en huelga de hambre y sed, por eso los esbirros del G2 están tan inquietos, porque son ellos los que tienen que actuar en contra del pueblo cuando explote la cosa.

Bien se sabe que toda Cuba y el mundo está pendiente de lo que sucede con el miembro del Movimiento de San Isidro, que lleva hoy 21 días secuestrado en un hospital con gran presencia militar. También se sabe que Díaz-Canel se siente un poco envidioso porque ni a él lo han protegido tanto.

Mientras tanto los baños de Villa Marista son una fosa apestosa dada la situación tan tensa que se está viviendo en el país, en el que de un momento a otro puede ocurrir cualquier cosa, que ponga fin a tantos años de represión castrista.

Publicar un comentario

0 Comentarios